I AM NOT A BOT. I AM NOT A TROLL.

menu


Bandas Tradicionales Mexicanas

by José Luis Ovalle


in English⇒

El Mariachi — De plazas pueblerinas a salas de concierto


El Mariachi nació en la región Pacífico-Central: especificamente en el Estado de Jalisco. El mariachi es el mas joven e innovador intérprete de sones y jarabes. Mas a diferencia de otros grupos musicales, el Mariachi se ha convertido en un ensamble urbano, enfocado en divertir fiestas citadinas y alejado absolutamente de su propósito. Debido a su éxito, el origen del mariachi es el centro de las mas acaloradas controversias.

La teoría mas conocida es la romántica leyenda en que se pretende que los mariachis eran músicos para bodas francesas; imposible de aceptar, pues los franceses solo fueron soldados y no aceptaban músicos rurales para sus eventos sociales y aún si la leyenda fuera verdad, el éxito de los mariachis habría cruzado el Atlántico, convirtiendose en favoritos de la misma Francia. Esta teoría se ha descreditado rencientemente, pues lingüistas y otros expertos han comprobado que la palabra ya existía mucho antes de la intervención Francesa.

Una teoría mas aceptable, cuenta que a la vuelta del siglo XIX, el mariachi era una especie de tronco con que se manufacturaban las plataformas que los músicos traían consigo para que los bailadores zapatearan. Con el tiempo, se dejó de cargar la plataforma y el nombre se convirtió en calificativo eterno para los músicos. El arpa, los violines y las guitarras de las compañías teatrales Españolas durante y después de la colonia, fueron la base instrumental del mariachi. Los mariachis de hoy incluyen de seis a ocho violines, dos trompetas y una guitarra, todos instrumentos de origen Europeo. La vihuela y el guitarrón (bajo) son instrumentos Mexicanos, derivados de la guitarra, pero de manufactura local. Las trompetas reemplazaron el arpa desde 1930 para aumentar la sonoridad.

Originalmente, el mariachi se creó para tocar sones y jarabes, los cuales son bailes, mas los mariachis modernos generalmente no los tocan ya para bailar, a menos que sean parte del repertorio de un balet. Todavía se pueden escuchar excelentes y poderosas voces: altos, contraltos y barítonos. Su repertorio incluye música vernácula; canciones "patrioteras" (no necesariamente patriotas), de amor, de venganza, dolor o de puro gusto. Mariachis reconcidos como el Vargas de Tecalitán (denominado "El Mejor del Mundo" por su compañía disquera la RCA), el legendario "Mexico" de Pepe Villa, o el Americano "Cobre", incluyen piezas clásicas o semi clásicas en su repertorio.


La Banda de Viento — Un legado músico-militar


La banda de viento que se conoce hoy, data desde mediados de los 1800, cuando las comunidades de México trataron de imitar las bandas militares que acompañaron el corto reinado de Maximiliano. Tanto Benito Juárez como Porfirio Díaz comisionaron la creación de bandas similares en su natal Oaxaca. La popularidad de estos ensambles se hizo evidente hasta el siglo 20 después de la revolución, cuando las autoridades locales formaron bandas dominicales con los músicos militares como entretenimiento en los kioskos centrales.

  Las primeras bandas de viento aparecieron en los estados de Oaxaca y Morelos, seguidos inmediatamente por todos los estados centrales y luego del sur. Hoy se encuentran también en comunidades indígenas rurales. Con variantes casi nulas: La Banda de Tlayacapan, Morelos, La de Costa Chica en Oaxaca y Guerrero, El Tamborazo Zacatecano, Las Orquestas de Tehuantepec y Yucatán y la madre de todas: La Banda Sinaloense, comparten la misma historia. La instrumentación y el estilo musical se determinan por la región a la que pertenecen. Por ejemplo: El Tamborazo Zacatecano se diferencía de la banda Sinaloense en el número de músicos y en que el tamborazo no lleva tuba como bajo, sino la tambora. Mientras que en la Sinaloense la tuba es el alma de la banda.

  La razón por que la banda se asocia tanto mas con Sinaloa se debe a que en los años 40 Don Cruz Lizárraga llevó su archi-famosa Banda Sinaloense del Recodo a los estudios de grabación, obteniendo instantánea fama inmortal. El repertorio de sus primeras grabaciones se componía de sones, jarabes y música rural de todas partes. Mas el estilo se perfiló como Sinaloense desde entonces (“no hay que llegar primero, pero hay que saber llegar”). Las bandas de hoy incluyen todo tipo de música, hasta ritmos extranjeros y una resurgencia en los años 90 de la banda trajo al son (bajo el nombre de “Quebradita”) como gusto bailable de la juventud.


El Conjunto Norteño — El México Moderno


La polka Checoslovaka, la mazurja y redovas Polacas, el schottis Escoces, el vals Austriaco y las cuadrillas Inglesas fueron traídas a México como bailes de salón por la cursi aristocracia de principios a mediados del siglo XIX. La moda de importar música Europea se mantuvo en boga durante la intervención Francesa y hasta el Porfiriato. Antes de la guerra México-Americana de los 1840, los inmigrantes Alemanes que se asentaron en Tejas, trajeron consigo la instrumentación y el sabor original de la polka europea, contribuyendo a la formación del conjunto norteño.

La moda de los vaqueros del Oeste Americano se ha arraigado tanto en el gusto del Mexicano que hasta la fecha, tanto norteños como Tejanos aún visten igual que hace mas de 100 años. El repertorio musical de los conjuntos de hoy aún incluye polkas, redovas, chotis, valses (corridos) y huapangos (una peculiar estilización de sones y jarabes). Todos cantados, pues los originales eran solo piezas instrumentales y todos aún bailados al estílo de bailes de salón. Ritmos modernos como el rock, el country y el rap se han incorporado al repertorio, así como cumbias, merengues, bachatas y ballenatos. El canto juega un papel importantísimo y se pueden escuchar voces excelentes, aunque la tendencia de las casas disqueras de incorporar artistas que no cantan ni tocan pero que se ven bien y saben enseñar empieza a deteriorar el estílo.


Conjuntos de Cuerdas — El alma musical de México


Los conjuntos de cuerdas tocan casi exclusivamente la música mestiza que evolucionó de la música Española. A diferencia de los comercializados mariachis, bandas y conjunto norteños que se han adaptado a nuestros tiempos, los conjuntos de cuerdas Mexicanos aún retienen los sabores primitivos de son y el jarabe. Al igual que el mariachi, el desarrollo de todos los conjuntos de cuerdas proviene de la versión que los nativos daban a los rítmos que descendían de los galeones Españoles, o de las compañías teatrales que hacían giras por México durante la colonia.

En algunos casos, muy raros por cierto, como en el de la Estudiantina (los Tunos), el concepto cultural se transpuso directamente de España a México casi sin alteraciones. Los conjuntos de cuerdas típicos designan a un instrumento para conducír la melodía; como el arpa en Veracruz, y el violín en la Huasteca o en Tierra Caliente del Pacifico sur.

Estas dos últimas formas son tan improvizacionales que algunos intérpretes de Veracruz y Guerrero son laureados como grandes maestros musicales en el mundo entero. El canto es también de improvización y de estructura tan complicada como su música en algunos casos. Sin lugar a dudas el Jarocho es el conjunto de cuerdas Mexicano de más demanda, segundo tal vez al mariachi, y poseédor de tanta gracia que nadie puede evitar mover los pies cuando un arpa toca.




© Copyright José Luis Ovalle, 2007 - 2017. All Rights Reserved. Derechos reservados.

website by   xpresArte.com
Inicio Apóyenos Bandas Mexicanas Danza Precolombina Campeche Chiapas Guerrero Jalisco Michoacán Nayarit Oaxaca Puebla San Luis Potosi Sinaloa Tabasco Tamaulipas Veracruz Yucatán Zacatecas El Jarabe Tapatío Norte de México Región Huasteca La Compañía Directores Nuestra Mision Historia